Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en FacebookCompartir en Twitter

¿Planeando qué hacer el fin de semana? ¿Qué te parece comenzar el día caminando por la Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses? Apunta nuestra propuesta semanal, en esta ocasión entre dos municipios, el de Candín y el de Vega de Espinareda.

La ruta que os proponemos es la que parte desde Candín, (aunque también se puede iniciar en el pueblo de Pereda de Ancares), y continúa hacia Burbia siguiendo solo en la última en parte el recorrido de la Mirada Circular. Para descargar la ficha completa solo tienes que pinchar aquí: Candin-Burbia.

El principio de nuestro camino es Candín, el mítico pueblo cabeza de ayuntamiento, que conserva hoy en día un encanto sin igual, para todos los que os animéis a disfrutar de esta villa, acondicionada para el turismo y con suficientes establecimientos hosteleros donde dormir y comer.

La senda se inicia tranquila por la zona llamada Río Seco, junto al río y con poca pendiente, en un espacio en el que disfrutar de los verdes pastos y la vegetación de ribera que os acompañará hasta el final del valle. A medio camino existe un desvío hacia la Fuente del Fumeixín, otra bonita senda que podréis ver en la recopilación de Los Senderos de la Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses.

Una vez llegado al final del valle y durante unos tres kilómetros la pendiente se torna importante y la cubierta vegetal desaparece, por lo que es necesario cubrirnos con una gorra en los meses estivales, así como llevar suficiente agua. El esfuerzo, una vez más habrá valido la pena, cuando lleguéis a la cumbre del Mirandelo, y las vistas hacia ambos valles os deleiten con su magestuosidad.

Desde este punto, se avistan dos de los valles más importantes del a RBALE, el valle del Río Ancares, que dejamos atrás, y el valle del Río Burbia, que se extiende hasta Villafranca del Bierzo, conformando un paisaje glaciar de una belleza inigualable.

Una vez aquí, solamente queda descender por la pista forestal, hacia el pueblo de Burbia, un lugar en el que relajarse y disfrutar de sus sotos de castaños, sus pozas de agua y la arquitectura tradicional de sus calles.

¡Anímate a recorrer la Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses! No te dejará indiferente.