Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en FacebookCompartir en Twitter

Una semana más os proponemos conocer la Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses recorriendo sus caminos y senderos. En esta ocasión una de las rutas más duras de las que se recogen en la guía de Senderos de la RBALE y que comunica el pueblo de Burbia con una de las cimas más altas de la sierra, el Pico Cuiña.

Este mítico pico de 1.992 m. de altitud resguarda en su circo un vecino muy especial, el Pozo Ferreira, al que se puede acceder también desde el Alto de Ancares, como podéis en otros senderos de Los Ancares Leoneses. Para descargar la ficha completa de la ruta que hoy os recomendamos solamente tenéis que pinchar a continuación: Burbia-Pico Cuiña.

Como os decimos es una de las sendas de mayor longitud y desnivel por lo que es importante llevar suficiente agua, ropa y calzado adecuado y las pilas bien cargadas para afrontar esta caminata. Aunque el principio de la ruta es sencillo, por un amplio camino que os llevará por el fondo de valle con suficientes indicaciones para evitar perderos; los últimos 4-5 km se realizan por un empinado sendero en el que debéis ir atentos a los hitos de piedra y al cartel indicativo que encontraréis en la conocida como Braña del Mostallal (este sendero coincide en su primera parte con la ruta nº 13 de Burbia al Mostallal).

Existen otras formas de llegar desde Burbia, pero nosotros os recomendamos que para evitar desviaros por caminos llenos de maleza que os podrían despistar, sigáis las indicaciones de la ficha. Como se explica en la ficha la manera más cómoda de llegar, es caminar hasta la Braña del Mostallal y allí desviaros a la derecha para ascender hasta el Cuiña.

Una vez en la cima os recomendamos descender hasta el Pozo Ferreira, una laguna glaciar en la que descansar y desde donde si estáis atentos podréis divisar infinidad de animales, como cabras montesas, rebecos, águilas y buitres, entre otros.

La dificultad como veis en la ficha es media-alta y dura al menos 4 horas hasta llegar a la cumbre, por lo que para los menos experimentados es recomendable realizar solo parte de la ruta, o acceder al Cuiña desde el Alto de Ancares. Sin embargo para los aficionados a caminar por la montaña este sendero os ofrecerá un reto diferente y más interesante, puesto que recorreréis el fondo de valle, los bosques de roble y acebo, las laderas de canchales de piedra y la propia cresta despejada de vegetacion, en donde el espectáculo está asegurado para todos los amantes de la naturaleza.

¡No lo dudes más y ven a conocer la Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses!