Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en FacebookCompartir en Twitter

El pasado 9 de noviembre de 2018 tuvo lugar en Candín el Seminario Uniendo Experiencias organizado por la Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses y que en esta ocasión abordó el tema de las campañas de saneamiento que se llevan a cabo en las explotaciones ganaderas para el control sanitario de sus animales.

 

La jornada estuvo moderada en todo momento por Ángel Ruiz Mantecón, profesor de investigación del CSIC y miembro del Comité Científico de la RBALE. Fue precisamente él quién inauguró la sesión a las 10.30 h. realizando un repaso sobre estas prácticas sanitarias y la ganadería extensiva en la zona.

Posteriormente tomó la palabra Alberto Chamorro, ganadero de caprino y ovino en Majaelrayo (Guadalajara) que expuso a los asistentes su caso. Alberto explicó como durante una de las campañas le surgió un caso positivo en tuberculosis entre uno de sus animales; tras pedir la prueba comparada comprobó que en ese caso la primera prueba había sido errónea y denunció el caso en el juzgado, obteniendo una sentencia satisfactoria y favorable hacia el ganadero por primera vez en nuestro país, animando a usar su sentencia.

Durante esta primera ponencia, fueron varias las dudas que surgieron entre los aproximadamente 40 asistentes. Cuestiones como el tema de las subvenciones que tiene la ganadería, los gastos que esto acarrea para un ganadero e incluso el valor humano, la búsqueda de soluciones y el respeto al sector.


 A continuación Óscar García, veterinario rural y especialista en vacuno en Segovia realizó un interesante repaso sobre lo que son para él los puntos clave de cambio y mejora dentro de las campañas de saneamiento. Como defensor de la gestión pública Óscar relató lo que consideró serían las 4 premisas fundamentales para comenzar a trabajar:

  • Se está trabajando en ganadería extensiva sin tener en cuenta las peculiaridades del extensivo (muy diferente al intensivo) por lo que se deberían utilizar métodos más acorde con la realidad de este tipo de ganadería.
  • Sería necesario tener en cuenta que en la ganadería extensiva existe una conexión directa entre el ganado y la fauna silvestre (ciervo, jabalí, tejón, etc.) y las posibilidades de contagio de enfermedades que esto supone.
  • Enfermedades como la tuberculosis animal están consideradas como enfermedades transmisibles (de animales a personas) de ahí que sea normal la dureza en las prácticas que la Administración ejecuta cuando encuentra este tipo de casos.
  • Por último comentó que se no se puede hablar de “erradicación”, un término que se avecina imposible ya que ese contacto con la fauna silvestre en el caso del extensivo es continuado, por lo que se debería abordar este asunto desde la pauta del “control o la prevención”.

Tras esta reflexión los asistentes comentaron que las pruebas que se realizan son necesarias e incluso buenas en muchos casos, ya que los ganaderos lo que quieren es que sus animales estén sanos. Sin embargo, sí se plantearon si algunas de esas pruebas son apropiadas para este tipo de ganadería y sobre todo si las medidas que se toman ante un supuesto caso de positivo son demasiado radicales, proponiendo que sería más adecuado poner el animal en cuarentena y realizar una segunda prueba comparativa.

Óscar respondió a las dudas del público y a continuación planteó que:

  • Se debería abordar este problema antes de que la explotación tenga un caso positivo.
  • La Administración ejecuta a través de sus funcionarios una normativa a la que debemos adaptarnos o proponer su mejora.
  • Sería positivo que de forma colectiva se propusiera un protocolo de actuación mejorado y adaptado a la normativa con la que cuenta Castilla y León.

En este punto, los ganaderos plantearon los problemas que se derivan de denunciar, aunque en algunos casos lo vieron incluso como una medida a tomar, y también se comentó que los sindicatos, OPAS agrarias y algunas asociaciones no han aportado demasiado en este tema, ya que en su mayoría son más agrarias que ganaderas. Y por otro lado, se puso sobre la  mesa que precisamente los ganaderos deberían también hacer autocrítica, unirse y no esperar a buscar soluciones cuando ya tienen el problema.

Antes de la pausa programada para las 12.15h. Angel Ruíz Mantecón, como moderador realizó un resumen de los temas abordados hasta ese momento concluyendo en que:

  • La solución pasa por abordar el tema antes de tener casos 
  • Se deberían hacer propuestas de mejora en la actuación en las explotaciones de ganadería extensiva.
  • El problema es común tanto para la Administración como para los ganaderos, ya que ambos quieren que el ganado esté sano.

Tras la pausa del café se organizó una mesa redonda de debate en la que estuvieron presentes:

  • AGARBALE: Octavio Cordero Ramón, Presidente de la Asociación de ganadería extensiva de la Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses.
  • Asociación de Ganaderos de El Bierzo: Eva Morcuende.
  • Asociación de Ganaderos Montaña de León: Arsenio Rodríguez Martínez
  • TERNABI: Jose María Álvarez Durán, Ternera Natural de El Bierzo.
  • Sociedade Cooperativa Galega A Carqueixa. Jose Antonio Díaz y Román Sánchez Besteiro.
  • Ganaderos Ibéricos Unidos.

En este momento, cada una de las asociaciones aportó su punto de vista conversando animadamente con el resto de participantes del seminario, abordando temas como las diferencias entre comunidades autónomas e incluso dentro de la misma comunidad, la incidencia de la fauna silvestre en la transmisión de enfermedades, las falta de información por parte de las unidades veterinarias o la falta de unión en el sector.

Se convirtió por tanto esta mesa redonda en un espacio de reflexión colectiva en la que  se realizaron una serie de conclusiones y propuestas:

  1. Realizar una segunda reunión técnica de representantes para presentar una propuesta que plantee un protocolo específico y diferenciador para la ganadería extensiva (que tenga en cuenta sus peculiaridades).
  2. La ganadería extensiva no está en contra del saneamiento. Los ganaderos son los más interesados en sus animales estén sanos, pero consideran necesario que las pruebas que se realicen sean las más adecuadas.
  3. Sería necesario analizar la disparidad entre Comunidades Autónomas a la hora de vincular las explotaciones (familias) y la necesidad de unificar criterios en los protocolos de actuación entre comunidades (pruebas, etc.).
  4. Proponer que se realice un muestreo y estudio científico sobre la incidencia de la fauna silvestre.

El encuentro finalizó a las 14.30 h. con una comida para todos los asistentes organizada por la AGARBALE y que contó con el apoyo económico de la propia asociación (AGARBALE), del Ayuntamiento de Candín y de la Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses.

 

¡Gracias a todos/as lo/as participantes!