Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en FacebookCompartir en Twitter

La semana pasada, en la reunión extraordinaria celebrada por el Consorcio de la Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses, se aprobó formalmente el Plan de Gestión de la RBALE hasta el año 2019.

El documento que se puede encontrar en la sección de esta misma página "Ser Reserva/La Estrategia", es público, al igual que el resto de documentación de la Reserva de la Biosfera.

Tal y como se explica en el diagnóstico, el Plan fue elaborado en su momento en coordinación con el Consejo de Participación, asociaciones, juntas vecinales, etc. y durante este último año 2017 se ha revisado por el órgano gestor de la RBALE, el Comité Científico y los agentes sociales implicados en el desarrollo de la RBALE. Además, se han adecuado los programas y objetivos a los textos que se toman como referencia a nivel estatal e internacional para las Reservas de la Biosfera.

La elaboración y puesta en marcha del Plan de Gestión 2014-19, se proyectó en un principio para el periodo 2014-16, años que coincidieron con el momento de menor actividad de la Reserva. Por ese motivo, el Consorcio de la Reserva de la Biosfera ha decidido dar continuidad a las necesidades detectadas entre su órgano de participación en aquel momento. Necesidades que se proyectan en los distintos programas operativos del texto y que pretenden prolongar el trabajo ya iniciado con anterioridad en todos los campos relacionados con el desarrollo socio-económico, cultural, natural, etc de la RBALE.

Por tanto, tomando como base el trabajo realizado en 2014 y delimitando como fundamentales todas las sugerencias recogidas en ese momento para el desarrollo de la RBALE, durante el año 2017 se ha revisado y ampliado con la incorporación de nuevos temas y objetivos en función de las cuestiones que la población, las asociaciones, el Comité Científico y el propio Consorcio de la RBALE ha determinado como necesarias y prioritarias para este nuevo periodo 2017-19.

Un Plan de Gestión que supone por lo tanto, una hoja de ruta a seguir en cada una de las actuaciones que la Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses lleve a cabo en los próximos años y que determinará las acciones prioritarias en las que centrar el desarrollo de su trabajo.