Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en FacebookCompartir en Twitter

Campo del Agua: El núcleo de Campo del Agua consta de tres barrios, Las Valiñas, El Regueiral y Campo del Agua. Este pueblo fue declarado BIC por su característico conjunto de hórreos y pallozas en el año 1984 ampliándose la declaración a sus barrios anexos en 2008. Destaca por conformar un poblado de pallozas con teitos de paja, que hacía la función de “braña” el lugar donde pasaban los veranos con el ganado los vecinos de Aira da Pedra.

Restaurado a principios de los años ochenta, sufrió posteriormente un devastador incendio que diezmó la arquitectura tradicional, actualmente en proceso de recuperación, para rescatar uno de los parajes más mágicos de este municipio, tanto por su valor etnográfico como por su paisaje. El entorno del núcleo está reconocido como Lugar de interés geológico (LIG) debido a la llamativa presencia de sus bolos graníticos y el modelado de carácter glaciar. (Sendas: VE017, VI003, VI021 y VI023)

Ermita de Fombasallá: Situada en el monte denominado “Chao de Galiana”, cercano a Paradaseca, en una campa a unos 1.200 m. de altitud a la que se accede por una pista forestal. Lo más significativo sin duda, además de la ubicación y el encanto de la construcción de esta ermita, es la romería que se celebra en honor a la virgen del mismo nombre todos los 15 de agosto. Una auténtica jornada de fiesta y celebración a la que acuden los vecinos de los pueblos de los alrededores. (Sendas: VI010)

Castaño Monumental “O Campano”: Situado en las inmediaciones de Villar de Acero, se trata del castaño de mayor envergadura de la península, con un diámetro de 509 cm y una altura de 30 metros. Es además uno de los más longevos de Europa, se estima que su edad ronda los 700 años y está declarado Árbol Monumental desde el año 2006. (Sendas: VI007, VI010)

Teixeira y Porcarizas: Dos de las villas más significativas de la zona montañosa del municipio de Villafranca en las que el entorno glaciar se mezcla con una cuidada arquitectura popular. En sus calles encontramos casas de piedra, cubiertas de pizarra y balconadas de madera, además de algunos hórreos y molinos muy típicos en las localidades de esta zona. (Sendas: VI002 y VI013)

 

 

Explotación de oro La Leitosa: Minas de oro romanas de menor tamaño que Las Médulas, pero no por ello de menor importancia, pues se estima que en éstas llegaron a excavarse 40 millones de metros cúbicos de tierras aluviales, que se mantienen todavía hoy depositadas junto al río Burbia. El complejo minero, situado junto a Veguellina/Veigueliña y Paradaseca, impresiona por la cantidad de tierra removida para la extracción del oro, y por la magnífica obra de ingeniería que sus canales de agua desde la cuenca alta del río Burbia supusieron en su momento. Cuenta con varias rutas de senderismo, y miradores interpretados, aunque la menor masificación de de visitantes ofrece una experiencia singular. (Sendas: VI008 y VI022)

Fábrica de Hierro de la Somoza: Situada junto a la propia explotación de La Leitosa, se accede por una pista forestal indicada en la carretera que va hacia Paradiña de Somoza. Se trata de la construcción de una fábrica de hierro del siglo XVIII encargada por la administración borbónica para la fabricación de armamento. Concebida como un “pequeño alto horno”, incorpora en su diseño adelantos técnicos de la época, que no se verían culminados, pues la entrada de las tropas francesas en la zona, impidió la finalización de las obras. Este entorno, cercano a la Leitosa, está habilitado como área recreativa y cuenta además con numerosas rutas de senderismo, por lo que bien merece una visita tranquila. (VI008 y VI022)

 

Molino Batán o Pisón de Cela: Situado junto al pueblo de Cela, en una bonita área recreativa que cuenta en los alrededores con un molino hidráulico y una piscina. La joya del conjunto es sin duda el batán, estupendamente conservado, que constituye una de las mejores muestras de este tipo de construcción en El Bierzo. Este pisón o batán, es un mecanismo de tradición medieval con mazos de madera movidos por agua, que se usaba para ablandar las piezas de la lana una vez tejidas en el telar. (Sendas: VI010)

 

 

Paradiña y Prado de Somoza: Pequeños núcleos de población situados en pleno corazón de la Somoza, que cuentan con un entorno natural y cultural sin igual. Obligada visita para los amantes de la arquitectura más tradicional, sus casas se construyen con muros de piedra pizarrosa y rejuntes de barro que confiere un especial colorido a sus calles. Molinos, sendas, castaños y tranquilidad es lo que podéis encontrar en estas dos villas vecinas de La Leitosa. (Sendas: VE014, VI008 y VI022)

Conjunto histórico de Villafranca del Bierzo: Villa cultural de referencia, no solo en la Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses sino a nivel comarcal. Es además conocida por ser paso del Camino de Santiago, y el único de los lugares en los que se puede obtener el Jubileo sin llegar a Santiago de Compostela (ventaja reservada a los peregrinos enfermos). Todo el conjunto está declarado BIC, pues son varios los edificios, iglesias, casas, calles y puentes que nos encontramos y que merecen especial mención. Sin duda, pasear por la villa es regresar a tiempos en los que Villafranca suponía el centro neurálgico de la comarca de El Bierzo. Su singular Calle del Agua, el Castillo, la Iglesia de San Francisco, su Playa Mayor, la Iglesia de San Nicolás o la llamativa Colegiata de Villafranca, situada junto al Jardín histórico de la Alameda, conforman un entorno señorial como pocos pueblos de este tamaño poseen. Es sin duda alguna, la villa de mayor tamaño de la Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses y en la que encontraremos más bullicio y actividades culturales. (Sendas: Paso casi obligado para cualquier senda del municipio de Villafranca).